Sistema de expansión directa con R-455A (Solstice® L40X) para la planta de Ortolan


 

Ortolan está especializada en comercio mayorista y cuenta con tres almacenes en la región de Marmande, al suroeste de Francia. Recibe frutas y verduras de agricultores locales y las exporta a todo el mundo. Manzanas, junto con kiwis y peras, son las frutas que mejor y más tiempo se conservan.

 

 

Ortolan tiene un almacén específico para este almacenamiento de larga duración. Está compuesto por seis cámaras frigoríficas de 300 toneladas cada una que se reconvirtieron el año pasado al R-407F debido a la problemática con el  R-404A.

 

Por otro lado, el almacén de procesamiento está equipado con cámaras de paso para otros productos, como fresas, melones o tomates, y dispone de varias cámaras de conservación con atmósfera controlada alimentadas por una instalación de R-422D que se modificará próximamente. 

 

Quercy Réfrigération ha instalado un tercer depósito, de almacenamiento a corto plazo para manzanas precalibradas, al que ha dotado con el nuevo R-455A. Estas se clasifican según color, aspecto y diámetro y se escanean para asegurarse de que no sufren ninguna enfermedad interna.

 

Las manzanas se guardan después en dos cámaras de 1000 m3 cada una a una temperatura de 1 °C durante una o dos semanas antes de ser transportadas al centro de embalaje y distribución de Ortolan. En un principio estaba prevista una nueva central con R-407F para cumplir las exigencias legales, pero el lanzamiento al mercado de R-455A (Solstice® L40X) despertó un enorme interés por su PCA inferior a 150.

 

El ingeniero de instalaciones Benoît Duparc, en colaboración con Honeywell y Climalife, estudió las propiedades termodinámicas de este nuevo fluido y tuvo en cuenta los costes de inversión. Sus conclusiones revelaron que el R-455A estaba totalmente adaptado a este tipo de aplicación para un rango de funcionamiento de entre -5 y 45 °C y que los costes eran comparables a los del R-407F.

 

El proyecto se completó después durante el verano. La empresa Le Froid Pecomark diseñó una central compuesta por dos compresores de pistón de la marca Bitzer con variación de velocidad de hasta 70 Hz. Según Duparc, el ajuste del controlador y los reguladores electrónicos de Carel fue muy sencillo porque este fabricante ya había programado el refrigerante R-455A. La carga de fluido fue de 110 kg. En la puesta en marcha se alcanzaron rápidamente las temperaturas de consigna, pese a que el ambiente rondaba los 36 °C.

 

Quercy Réfrigération tuvo en cuenta el deslizamiento del refrigerante para ajustar los desescarches y seis meses después no se observaba ningún problema a este respecto. Para Benoît Duparc «esta solución innovadora y perfectamente admisible nos permite satisfacer muchas de las expectativas y encarar el futuro con tranquilidad».